El primer antecedente de la escritura

Denise Schmandt-BesseratPrólogo: Lluís Maria Xirinacs i Damians
(Investigación y ciencia. Agosto de 1978. Número 23, pp. 6-16)

Antes de que los sumerios inventaran la escritura, en Asia occidental se llevaban las cuentas mediante fichas de arcilla de diverso formato distintivo. Al parecer, estas fichas originaron los ideogramas sumerios

Distribución geográfica de las fichas. Comprende desde las orillas iranias del Caspio, por el norte, hasta Jartúm, por el sur, y desde Asia Menor hasta el valle del Indo, al oriente. Los yacimientos identificados aquí sólo con puntos dentro de un rectángulo aparecen con sus nombres en el mapa de agrupamiento de yacimientos.

Distribución geográfica de las fichas. Comprende desde las orillas iranias del Caspio, por el norte, hasta Jartúm, por el sur, y desde Asia Menor hasta el valle del Indo, al oriente. Los yacimientos identificados aquí sólo con puntos dentro de un rectángulo aparecen con sus nombres en el mapa de agrupamiento de yacimientos.

Denise Schmandt-Besserat, audaz arqueóloga francesa, consiguió una generosa beca americana de una mítica y bien dotada universidad del otro lado del Atlántico. La intención de la beca era investigar el origen de la escritura. Se suponía que dicho origen se encontraba en Oriente Próximo, alrededor de las amplias cuencas hidrográficas del Éufrates y el Tigris, tres o cuatro mil años aC. La escritura fue un medio tan eficaz para transmitir información que su aparición revolucionó nuestro conocimiento de la historia. En este hecho reside la importancia de esta investigación arqueológica.

Schmandt-Besserat visitó las tierras de los actuales Irán, Irak, Turquía, Siria, Jordania e Israel, hacia los años sesenta y setenta, y trabajó duro. Es sabido que la escritura alfabética, letra a letra, es una escritura tardía, de unos 1.500 a 1.000 años aC. Antes de esta encontramos una escritura silábica y aún anterior, una escritura-dibujo, denominada ideográfica, porque reducía a una imagen gráfica, más o menos estilizada, una idea o ideas afines. Este tipo de escritura parece la más antigua de todas y ya se encuentra entre los años 3.000 y 4.000 aC en Mesopotámia. Pero la insigne arqueóloga francesa nos presenta, como resultado sorprendente de sus excavaciones, un cuadro que hace retroceder el origen rudimentario de la escritura hasta los años 7.000-8.000 aC.

Los arqueólogos que la precedieron habían homologado unas pequeñas piezas geométricas de arcilla, agujereadas para poder enfilarlas, como granos de collares para adornar el cuello, la muñeca o el tobillo de la mujer primitiva. Se trataba de triángulos, círculos, bolas, conos, canutillos de ensartar. Ella, en cambio, nos ofrece unas convincentes equivalencias entre las diferentes figuras de arcilla y las mercancías al uso: corderos, cabras, bueyes, trigo, aceite, vino, etc. Y avanza la hipótesis de que estas figuritas sencillas de arcilla representan la primera moneda de la historia. Que esa moneda es una «apuntación», un «escrito contable», un «asiento de diario», y que esto abre paso a la escritura.

Hacia los años 6.000-5.000 aC ya encontramos unas grandes bolas de arcilla vaciadas, cerradas y selladas, dentro de las cuales había «monedas» de mercancías diversas. Estas bolas eran la «factura» que el caravanero transportaba de una ciudad a la otra a la vez que transportaba la mercancía «facturada» en la bola y que entregaba al destinatario al llegar a buen fin. Éste comprobaba la concordancia entre las monedas y la mercancía recibida rompiendo la bola delante de escribas testigos en la plaza pública, a las puertas del templo. A menudo, las bolas llevan grabado y firmado en el exterior aquello que esconden dentro. Denise Schmandt-Besserat ha encontrado una cantidad significativa.

Más tarde ya no se utilizarán bolas. Se aplanará la arcilla y llegaremos a los ladrillos clásicos de la primera escritura cuneiforme (en forma de cuña o falca). Esta investigadora nos presenta, sin solución de continuidad, la evolución desde las primeras figuras geométricas, a través de los ideogramas más primitivos hasta los grafismos en forma de cuña hecha con punzones de la escritura de los caldeos. Cumplió, pues, la docta francesa el encargo americano de descubrir el origen de la escritura, pero sorprendió el mundo al descubrir a la vez el origen de la moneda.

Lluís Maria Xirinacs i Damians

 

“¿Que es lo que condujo a la escritura?. El arte escriptoria misma es un buen ejemplo de lo que los estudiosos del pasado denominan invención independiente, ya que se han desarrollado de forma aislada sistemas de escritura en épocas diferentes y en diferentes partes del mundo. Por ejemplo, puede remontarse un sistema determinado —el ideográfico chino— hasta su origen en signos arcaicos grabados en huesos escapulares de oveja o en caparazones de tortugas, en el segundo milenio antes de Cristo, a modo de instrumento para plantear preguntas al cielo. Unos 1.000 años más tarde, un sistema de escritura totalmente independiente surgió justo en la otra punta del mundo, en América Central. Esta escritura combinaba un sencillo sistema de notación numérica con complicados jeroglíficos y era empleada, principalmente, para señalar las fechas de diversos acontecimientos de acuerdo con un elaborado sistema calendario.

En Uruk, en 1929 y 1930, un equipo de arqueólogos alemanes dirigidos por Julius Jordan sacó a la luz numerosos ejemplos de estos asientos arcaicos. Los textos, unos mil en total, fueron analizados por vez primera por Adam Falkenstein y sus colaboradores. En la actualidad, descubrimientos adicionales han incrementado el número total de textos de la propia Uruk y de otros lugares, pero realizados al estilo de Uruk, hasta la cifra de unos cuatro mil, y los esfuerzos pioneros de Falkenstein están siendo continuados por Hans J. Nissen, de la Universidad Libre de Berlín, y su colaboradora Margaret W. Green.

En las colecciones de los museos, junto con las cuentas, adobes y figurillas, que había esperado encontrar, me topé con lo que para mí constituyó una categoría de objetos imprevista: unos pequeños artefactos de arcilla de formas diversas. Tal como más tarde llegué a darme cuenta, las formas eran similares a las que Amiet había encontrado en el interior de sus bullae de Susa: esferas, discos, conos, tetraedros, ovoides, triángulos (o formas de media luna), formas bicónicas (dos conos unidos por su base), rectángulos y otras formas singulares de difícil descripción. ¿Pudieron haber servido también de fichas estos artefactos, algunos de los cuales eran anteriores en 5.000 años a las fichas de Susa?.

Comencé a compilar mi propio catálogo independiente de estas singularidades, recogiendo toda ficha de la que se conocía su yacimiento específico de origen. En resumen, encontré que, mientras que todas ellas eran de reducido tamaño, con dimensiones medias de uno a dos centímetros en su parte mayor, muchas aparecían en dos formatos distintos. Por ejemplo, había conos pequeños, de aproximadamente un centímetro de altura, y conos mayores, de tres o cuatro centímetros de altura. También había discos finos, de sólo tres milímetros de espesor, y otros gruesos, de hasta dos centímetros de espesor. Otras variaciones eran patentes. Por ejemplo, aparte de las esferas completas. encontré cuartos, mitades y tres cuartos de esfera. Algunas de las fichas presentaban rasgos adicionales. Muchas estaban incisas con líneas profundas; otras tenían sobre las mismas unas pequeñas bolitas o espirales de arcilla y otras más portaban someras marcas circulares de punzón.

Todas las fichas habían sido modeladas a mano. Bien se había rodado entre las palmas de las manos una pequeña pella de arcilla, bien se había apretado ésta con las puntas de los dedos. La arcilla era de fina textura, pero no presentaba signos de preparación especial alguna (como la adición de sustancias reductoras, una práctica de la fabricación cerámica que aumenta la dureza tras la cochura). Todas las fichas, empero, habían sido cocidas para garantizar su durabilidad. La mayor parte de las mismas presentaba variada coloración, desde el tostado al rojo, pero había algunas que resultaron grises e incluso negruzcas.

Hallé que estas fichas estaban presentes en, virtualmente, todas las colecciones de los museos de artefactos del período Neolítico del Asia occidental. Un ejemplo extremo de su abundancia lo ofrece la primitiva aldea de Jarmo, en el Irak, ocupada por vez primera hace unos 8.500 años. Jarmo ha proporcionado un total de 1.153 esferas, 206 discos y 106 conos. Los informes indican, por lo general, que los excavadores encontraron las fichas desperdigadas por los suelos de las casas, situadas en distintos lugares de un yacimiento. Si las fichas se habían guardado alguna vez en recipientes como canastas o bolsas, éstos se habían desintegrado hace ya tiempo. No obstante, no hay testimonios que sugieran que las fichas estaban separadas de otros artefactos e incluso que impliquen cuál era su función. Los informes indican que muchas fueron halladas en grupos de 15 o más y que dichos grupos se localizaban en las áreas de almacenes dentro de las casas.

Según repasaba las colecciones de los museos y los informes de los yacimientos arqueológicos en cuestión, quedé enormemente perpleja por la manifiesta omnipresencia de las fichas. Se hablan hallado en lugares que van desde el lejano oeste, como Beldibi, en lo que hoy es la Turquía sudoccidental, hasta el lejano oriente, como Chanhu Daro, en lo que hoy es Paquistán. Se han exhumado fichas incluso en un yacimiento del octavo milenio antes de Cristo a orillas del Nilo, en las proximidades de Jartúm.” (en Sudan)

Artículo completo aquí:

El primer antecedente de la escritura

Información complementaria aquí:

Dos precursores de la escritura: cuentas simples y complejas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s