El mito perdido en la historia de la prostitución

Los principes nubios y el mito perdido en la historia de la prostitución

Juana Gamero de Coca

prostitucion“El primer texto de la literatura universal en donde nos encontramos con una prostituta es el Poema de Gilgamesh escrito aproximadamente hace cuatro mil años; uno de los últimos textos de la literatura en donde la prostitución representa un papel protagónico es Los príncipes nubios escrito por Juan Bonilla a principios del siglo veintiuno. […]

Cuando en 1566, el Papa Pío V prohibió ejercer la prostitución en Roma, el resultado fue más dramático de lo previsto pues a las cinco o seis mil prostitutas de la ciudad, se sumaron en el destierro unas veinte mil personas más cuya supervivencia laboral dependía directamente de ellas[…]

La prostituta en la epopeya de Gilgamesh es significativa entonces porque ha sido el camino hacia lo civilizado y hacia la civilización. La criatura casi animal que fue este ser enviado por los dioses ha aprendido, gracias a ella, a beber el vino y a partir el pan, a limpiar su cuerpo y a cuidarlo. Ha sido rescatado del mundo salvaje y del salvajismo por una mujer que representa la prostitución y que, desde la perspectiva de la epopeya, tendría como su equívoco propósito el de salvar. […]

De ser cierto, con ella, con la prostitución, habrían sido activadas desde un tiempo inmemorial todas las derivaciones de la palabra misma: salvadora, salvación, salvamento. Salvadas y salvados gracias a las prostitutas. […]

Cuando la prostitución, como fenómeno social, ha sido llevada a discusión incluso hoy en día, el ser genérico y anónimo que complementa este tipo de relación humana junto con la prostituta —aquél que acuerda, pacta, paga y accede al cuerpo prostituido— inexorablemente cae fuera de las palabras, de las ideas, de las problemáticas, de las estrategias, de las propuestas, y es así sustraído del debate (excepto para apuntarlo). Escandalosamente una de las cabezas de la bicéfala prostitución queda de este modo naturalmente vedada y velada, y sin embargo nadie se escandaliza. A las percepciones, a las mentalidades, al lenguaje, a la reflexión, sólo es llevada entonces la mitad del fenómeno social y nadie se sorprende después cuando todo proceso ideativo y toda colectiva resolución queda parcializada, resulta insuficiente, y se despedaza antes de comenzar siquiera a ser puesta en palabras o a ser conducida a la materialización de los actos. […]

…queda evidenciada la grave sustracción de una pregunta fundamental dedicada a cualquier fenómeno humano o no humano, y que a la hora de reflexionar sobre la prostitución ha brillado por su poca presencia: el elemental ¿por qué? ¿Por qué existe? ¿Por qué su existencia está tan ligada a la existencia humana? ¿Por qué la humanidad tan claramente la ha necesitado para subsistir?”

Texto completo:

El mito perdido en la historia de la prostitución

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s