Historia de la habitación humana

Historia de la habitación humana

Autor(es):Viollet-Le-Duc, Eugène Emmanuel; Domíinguez, Manuel A., adap.Pie de imprenta:Buenos Aires: Victor Leru, 1945 Descripción física:378 p. il.

Historia de la habitación humanaResumen:Contiene: 1. Los precursores de la Habitación Humana. 2. La habitación del hombre neolítico. 3. Primeros progresos e invento del ladrillo. 4. Los amarillos. 5. Los emigrantes arios. 6. Con los arios del Alto Indus. 7. En el desierto del Asia Central. 8. El delta del Nilo. 9. La habitación egipcia bajo las tres primeras dinastías. 10. Las grandes etapas. 11. Primeras construcciones de la Alta Media. 12. Los semitas pastores y sedentarios. 13. Los asirios. 14. Los pelasgos. 15. Los jonios asiáticos. Los carios. Los licios. 16. Los helenos. 17. Los romanos. 18. La Siria septentrional. 19. La India búdica. 20. Viaje a través del Extremo Oriente. 21. Los nahuas y los toltecas. 22. Los escandinavos. 23. Las Galias bajo los Merovingios y Carlovingios. 24. Los árabes. 25. La época feuddal. 26. El Renacimiento en Europa. 27. Conclusión.Notas:Dibujos y planos del autor. La Biblioteca posee además versión original traducida. Solicitar por 728.010 3 VIOh.

 

fig4Eugène Emmanuel Viollet-le-Duc (París, 27 de enero de 1814 – Lausana (Suiza), 17 de septiembre de 1879) Arquitecto, arqueólogo y escritor francés. Educado bajo los consejos de A. Leclère, para completar su formación recorre Italia durante un año para conocer el arte clásico. Uno de sus primeros encargos que recibió fue la restauración de la iglesia de Vézelay y a éste le seguirían otros trabajos similares en el resto de Francia. Durante años se ocuparía de inspeccionar la restauración de los principales edificios de la arquitectura francesa. En 1863 gana la cátedra de estética e historia del arte en la Escuela de Bellas Artes de París. De su legado escrito hay que destacar: “Diccionario razonado de la arquitectura francesa del siglo XI al siglo XVI”, “Ensayo sobre la arquitectura militar en la Edad Media” e “Historia de un ayuntamiento y una catedral”, entre otras obras.

En 1836 partió hacia Italia donde visitó Sicilia y se dedicó al estudio del arte griego y romano, regresando a París en 1837 para recorrer Francia y estudia sus monumentos más sobresalientes. Su erudición le valió el nombramiento en 1840 de inspector de los trabajos de restauración de la Sagrada Capilla bajo la dirección de Dubán. Ese mismo año la Comisión de Monumentos Históricos, de la mano de Prosper Merimée, le encargó la restauración de la iglesia de Vezelay a la que seguirían otros trabajos que tuvieron gran resonancia.

En 1842 logró mediante concurso la restauración de Nuestra Señora de París junto con Lassus. Fue nombrado arquitecto de la abadía de San Dionisio en 1846, inspector general del servicio diocesano en Francia en 1853 y profesor de Historia del Arte y Estética de la Escuela de Bellas Artes, recién reorganizaba por Vaillant, en 1863 aunque dimitió al año siguiente. Entre otros reconocimientos fue nombrado oficial en 1858 y comendador en 1869 de la Legión de Honor y miembro de la Real Academia de Bellas Artes de Bélgica en 1863.

En los comienzos del sitio de París en 1870 organizó la legión auxiliar de ingenieros y con el grado de teniente coronel recibió el encargo del servicio exterior. Gran amigo de Napoleón III, se declaró librepensador provocando la reacción del clero y obligándose a dimitir de sus cargos de inspector general diocesano y arquitecto de las catedrales de Amiens, Clermont, Reims y París.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s