El modelo de prostitución alemán está creando un infierno en la tierra

Este post es la traducción al castellano de ESTE artículo (no inserto bien el hipervínculo sorry si algún mod es tan amable de editármelo y borrarme este paréntesis thx) http://www.trauma-and-prostitution.eu/en/2016/11/02/the-german-model-is-producing-hell-on-earth/#_edn12 de la página alemana http://www.trauma-and-prostitution.eu y está basado en una charla que dio la Doctora alemana Igeborg Kraus sobre el modelo alemán, que legalizó la prostitución en el año 2002.

[…]

La prostitución ha sido siempre legal en Alemania, excepto durante un corto período de tiempo a principios del siglo XX. [1]

Alemania aprobó una ley en 2002 que pretendía convertir la prostitución en un trabajo como otro cualquiera. Los políticos pensaron que el problema no era la prostitución en sí misma sino la discriminación que sufrían las mujeres prostitutas por parte de la sociedad y la falta de derechos que tenían.
Considerando el problema desde esta perspectiva, quisieron fortalecer a las mujeres tanto como fuera posible. Estipularon que la prostitución no debía ser vista más como algo “en contra de la buena moral” sino como un trabajo. Desde ese momento, las mujeres fueron consideradas trabajadoras; “trabajadoras del sexo”. Y al ser trabajadoras, debían tener los mismos derechos que cualquier otro trabajador que tiene su propio negocio o que es contratado en alguna empresa; como tener seguridad social o la posibilidad de emprender acciones legales si sus derechos no son respetados.

El estado no quiso imponer ninguna regulación a las prácticas sexuales, argumentando que nadie puede estipular cómo se deben mantener relaciones sexuales.

Al ser un negocio, también está permitido hacer publicidad, así que la ley eliminó las restricciones a la promoción de la prostitución.

Se prohibió el proxenetismo.

15 años después de aprobar la ley, estos son los resultados:

Estamos ante la industrialización de la prostitución:

El beneficio total es de 14.6 billones de euros con 3500 burdeles registrados [2]. Estos son los números oficiales. Hay muchos burdeles en apartamentos que no están registrados oficialmente y por tanto no se reflejan en estas cifras.
La creación de mega-burdeles con capacidad para acomodar a 1000 (e incluso más) compradores de sexo a la vez [3].
El crecimiento de la demanda: Hace 15 años se estimaba que había 400.000 mujeres en la prostitución. Hoy muchos oficiales de policía dicen que el número se ha incrementado en al menos un 30%
Ya no es necesario ir a Tailandia en busca de turismo sexual, se pueden ver turistas de todo el mundo llegando en grupos a Alemania —Son trasladados en autobuses desde el aeropuerto de Fráncfort directamente a los mega-burdeles.

“Nuevas chicas en el burdel Caligula en Berlín. Oferta de ‘Sexo absolutamente salvaje’: 20min = 20€”

Tenemos Burdeles con “tarifa plana”: por 70€ se ofrece a los clientes una cerveza, una salchicha y mujeres ilimitadas.

Una cadena de estos burdeles con tarifa plana llamada “Pussy Club” llegó a los titulares de los periódicos cuando, en su inauguración en Junio de 2009, 1.700 hombres hicieron cola para acceder al lugar. Las largas colas en las puertas de las habitaciones de las prostitutas se prolongaron hasta la hora del cierre, con muchas de ellas desmayadas de cansancio, dolor, heridas e infecciones, incluyendo dolorosos sarpullidos e infecciones de hongos que se extendían por sus piernas desde sus genitales [4].

También se observa una reducción en la cantidad media que se les paga a las mujeres prostitutas: 30€ por coito. Mientras, ellas tienen que pagar 160€ por una habitación y 25€ de impuestos al día. Es decir, tienen que prestar servicio a 6 hombres antes de empezar a ganar dinero. En las calles esta tarifa media se reduce hasta empezar desde los 5 euros.

A su vez, las condiciones de trabajo han devenido en desastrosas.

Se han creado las “Verrichtungsboxen”, que quiere decir “cosas que se hacen en una caseta”, y son como las casetas del ganado, sin agua, lavabos ni nada por el estilo.

O burdeles en garajes:

Estamos viendo una banalización de la prostitución:

-Hay publicidad en todas partes, incluso la guía turística oficial de Múnich ofrece promociones en distintos burdeles.
-Se reclutan mujeres en la calle para trabajar de “acompañantes femeninas”.
-Es común que la gente joven celebre su graduación en un burdel.
-Se ofrece un tour guiado por los burdeles de la ciudad de Berlín a los estudiantes recién llegados.

Esta imagen se tomó hace dos semanas en Fráncfort. Es un evento de puertas abiertas en el barrio rojo. Incluso siendo de sobra sabido que el barrio rojo es dominio de los Ángeles del Infierno, una conocida organización criminal, la gente de la ciudad se desplazó hasta allí para disfrutar del evento [5].

La violencia contra las mujeres se ha convertido en violencia estructural, lo que significa que la sociedad y las instituciones (políticas, educativas o judiciales) han dejado de cuestionarla. Está internalizada.

Esta imagen la tomé en mi ciudad, también hace dos semanas. Es una tienda de ropa convencional, cuyos dueños han tenido la idea de publicitarla de esta manera. La prostitución afecta a todo el mundo, no sólo a las mujeres que la ejercen.

El objetivo de la ley, que supuestamente está protegiendo y apoyando a las mujeres prostitutas, ha fracasado estrepitosamente — de estas 400.000 mujeres, sólo 44 están registradas como autónomas [6].

Más de la mitad de las prostitutas trabajan de manera ilegal, lo que quiere decir que no tienen ni derechos sociales, ni seguridad social ni por tanto acceso a los servicios médicos alemanes. Así que si tienen la gripe, no tienen la posibilidad de ir al médico. Hay un grave problema con las mujeres embarazadas que no pueden permitirse pagar un aborto o un parto en un hospital y muy a menudo lo que hacen es abandonar a sus bebés [7].

Los propios inspectores de policía expresan la impotencia que sienten. Manfred Paulus, un inspector criminalista que ha trabajado muchos años en el campo de la prostitución, dice que con esta ley, Alemania se ha convertido en una especie de Eldorado para los traficantes de personas, los proxenetas y los propietarios de burdeles. [8] Las mujeres que vienen del extranjero y trabajan en el barrio rojo no llegan a conocer la Alemania que los alemanes conocen y aprecian, no. Son prisioneras de una sociedad paralela que es altamente criminal [9].

Estas mujeres viven en un miedo constante: miedo a los clientes violentos, miedo a no ganar lo suficiente para pagar los gastos fijos diarios, miedo a ponerse enfermas, miedo a quedarse embarazadas, miedo a la policía, miedo a los chulos, miedo a los proxenetas, miedo a la competencia…

La ley de 2002 no ha ayudado en absoluto a prevenir el tráfico de mujeres:

En 2000 hubo 151 personas condenadas por tráfico de personas; en 2011 sólo 32.

La policía registró 636 casos de mujeres traficadas en 2011, 3 veces menos que 10 años antes. 13 de ellas eran niñas menores de 14 años y 77 eran niñas menores de 18 [10].

La policía se queja del poco poder que tienen para intervenir, porque sin pruebas fehacientes no pueden entrar en los burdeles. Asimismo, los procedimientos legales dependen de las declaraciones de las mujeres esclavizadas y en muchas ocasiones éstas tienen demasiado miedo para testificar, lo que acaba paralizando los procesos [11].

La ley que prohibe el proxenetismo ha sido fácil de esquivar: los proxenetas se han convertido en empresarios hoteleros que alquilan habitaciones a las trabajadoras sexuales.

Se estima que, cada día, 1.2 millones de hombres compran sexo en Alemania. El 18% de los ciudadanos alemanes son consumidores regulares de prostitución y el 80% de ellos han estado alguna vez en un burdel [12].

Se está viendo como crece la perversión entre los hombres compradores de sexo. Las prácticas son cada vez más peligrosas, dándose así un incremento de la violencia contra las mujeres bajo una falta total de protección. A este respecto, se han llevado a cabo una serie de estudios que analizan la violencia en la prostitución:

-El estudio de Zumbek de 2001 en Alemania [previo a la ley] que determinó que el 70% de las prostitutas habían sido agredidas físicamente [13].
-Un estudio realizado por el Ministerio Alemán de la Familia en 2004 concluyó que el 82% de las prostitutas han mencionado haber sufrido violencia psicológica y el 92% han sido agredidas sexualmente.

Solamente teniendo en cuenta estas cifras, ya es difícil decir que la prostitución es un trabajo como otro cualquiera. Y este estudio es de hace más de 10 años — las cosas han empeorado mucho en Alemania.

Esto es lo que la dominatrix Ellen Templin ya había observado en 2007: “Desde la reforma, se puede ver que no sólo los anuncios se han desinhibido, los compradores de sexo se han vuelto más brutales. De un día para otro. Hoy en día si dices “No, yo no hago eso”, muy a menudo te responden “Venga, no seas tan difícil, que es tu trabajo.”

Antes estaba prohibido solicitar sexo sin protección. Hoy los clientes preguntan por teléfono si se pueden hacer pis en tu cara, si pueden hacerlo sin protección, queriendo sexo anal u oral. En la actualidad todo es una ocurrencia diaria. Antes los clientes tenían por lo menos un poco de sentimiento de culpa. Eso ya no existe hoy en día, sólo quieren más y más.” [15]

Hay incluso un “menú” circulando por internet, en el que los clientes pueden elegir lo que quieran de una larga lista “a la carta”. [16]

Aportaré sólo unos cuantos de ejemplos:

AF = Algierfranzösisch (Zungenanal) – Anal con la lengua
AFF = […] – Penetración anal con puño
AO = […] – Todo sin preservativo
Braun-weiß = […] – Jugar con heces y esperma
DP = […] – Penetración doble o sexo con dos mujeres
EL = […] – Lamer los testículos
FFT = […] – Penetración completa con puño
FT = […] – Sexo oral sin preservativo y tragando el esperma
GB = […] – Sexo en grupo (varios hombres) con eyaculación en la cara de la prostituta
GS = […] – Sexo en grupo
Kvp = […] – Defecar sobre la prostituta
SW = […] – Una mujer entre dos hombres
tbl, = […] – Sin tabúes, todo está permitido
ZA = […] – Lamer el ano

Existen sitios web en internet en los que los compradores de sexo comparten sus experiencias. En ellos se pueden leer cosas como esta: “Le abrí las nalgas, le clavé la polla y se quejó en silencio. Cuando estaba a punto de terminar, empotrándola más y más violentamente, quiso que parara y la follara por el coño. Pero yo no quería. ¡Lo siento, Vanessa! Después de varias embestidas más fuertes disparé mi munición y se la volví a clavar profundamente.” [17]

Los compradores de sexo quieren distracción. Llaman a las mujeres ‘Frischfleisch”, que significa carne fresca. Más de la mitad de las mujeres prostituidas no tienen una residencia fija, sino que son trasladadas de una ciudad a otra, llegando a veces a no saber dónde están. Estas mujeres viven en los burdeles y comen y duermen en la misma habitación en la que prestan sus servicios a los hombres que compran sexo.

Duermen aproximadamente 5 horas al día y el resto del tiempo tienen que estar preparadas para los clientes.

Esta imagen es de un anuncio que promociona nuevas chicas:

“Promoción: Nuevas chicas desde 40€”

En un informe médico recientemente elaborado por el ginecólogo Wolfgang Heide, que trabaja con mujeres prostituidas, se muestra que las condiciones de salud de estas mujeres es catastrófica: Con 30 años muchas han envejecido de manera prematura, todas ellas tienen dolores abdominales permanentes, gastritis e infecciones frecuentes —debido también a las condiciones insalubres en las que viven— y por supuesto todo tipo de enfermedades de transmisión sexual. El trauma psicológico lo alivian con alcohol y fármacos.

“El miércoles estamos organizando una fiesta ‘gang-bang’ (sexo grupal de varios hombres con una mujer) con Tina, de 19 años, embarazada de 6 meses… cuesta 35€.”

Este médico también denuncia el incremento en la demanda de mujeres embarazadas para ejercer la prostitución. Estas mujeres tienen que dar servicio a entre 15 y 40 hombres diariamente y de manera continuada hasta que dan a luz. Muy frecuentemente acaban abandonando al bebé, volviendo al trabajo tan pronto como les es posible, lo que en ocasiones es 3 días después de dar a luz. Estas prácticas son del todo irresponsables para la salud tanto de la madre como del bebé, pudiendo provocar daños irreparables en el feto. Además es bien sabido que se necesita tiempo después de dar a luz para poder retomar las relaciones sexuales con penetración sin experimentar dolor [18].

En estas condiciones, ninguna mujer alemana se ve capaz de hacer este tipo de “trabajo”. Es por eso que el tipo de mujer en la prostitución ha cambiado. Con la apertura de Europa hacia el este, las mujeres vienen de sus regiones más pobres (Rumanía, Bulgaria…) y muy a menudo provienen de las minorías que viven en la más extrema pobreza. En la actualidad, al rededor del 95% de las mujeres prostituidas vienen de otros países. Se ha convertido en la prostitución de la pobreza [19].

Sabine Constabel, una trabajadora social que lleva trabajando más de 20 años en Stuttgart con mujeres prostituidas, afirma que “el 30% de estas mujeres son jóvenes menores de 21 años que, en muchas ocasiones, son sacrificadas por sus propias familias para tener un apoyo económico. La mayoría de ellas no hablan alemán y algunas incluso son analfabetas. Además, hay muchas que llegan sin haber tenido nunca antes relaciones sexuales de ningún tipo. Estas jóvenes llegan a Alemania y son sometidas a los deseos perversos de estos hombres compradores de sexo. No pueden decir “no” ni defenderse, no son capaces. Están completamente anuladas por su situación y absolutamente traumatizadas. Muchas de ellas piden drogas psicotrópicas inmediatamente después de su primera experiencia, dicen que de no tomarlas no podrían sobrevivir. Algunas mujeres, tras sólo un par de días siendo prostituidas aseguran que es como si hubieran muerto; ya no son capaces de reír. Otras lo aguantan durante años para poder mantener a sus hijos. Estas mujeres están muy traumatizadas; desarrollan depresión, sufren pesadillas y problemas físicos; lo somatizan todo, tienen dolores de estómago, enferman y sufren. Pierden las esperanzas, no quieren hacer este horrible trabajo.” [20]

Desde la Organización Mundial de la Salud me han pedido que hable en la conferencia que se celebrará en Dublín [21] el año que viene, abordando el tema de las condiciones de salud mental de las mujeres prostituidas en Alemania. ¿Qué puedo decir? ¿Cuáles son las condiciones de salud mental de una mujer que ha sido reducida a un trozo de carne? Están completamente destruidas. Una mujer que trabaja en un programa de ayuda para que las mujeres prostituidas salgan de la prostitución, me contó que hay muy pocas mujeres tratando de salir de ella. Permanecen hasta que se rompen físicamente. Es sólo cuestión de tiempo. Yo me pregunto ¿Por qué sucede esto? La respuesta es porque han perdido su voluntad. Ya no son personas con una identidad y un futuro que puedan imaginar para sí mismas. Estamos hablando de una traumatización muy compleja.

El modelo alemán está generando el infierno en la tierra. Las vidas y los derechos de estas mujeres son sacrificados, pero ¿por qué? ¿se dedican a defender nuestra democracia? ¿acaso protegen nuestra tierra de invasiones o del terrorismo? No, estas mujeres están siendo sacrificadas para que algunos hombres puedan tener sexo cuando quieran y con quien quieran. Y este es el problema. Hay que centrarse en el comprador de sexo.

El comprador de sexo surge de una construcción social, no es su destino. Las cifras al rededor de todo el mundo lo prueban: en Inglaterra hay un 7% de hombres que compran sexo regularmente. En España son el 39%, el 37% en Japón, el 73% en Tailandia… [22] Es el resultado de una educación desigual entre los géneros. La prostitución no resuelve los problemas de los hombres, por el contrario, aumenta sus miedos a la hora de iniciar una relación igualitaria con una mujer. [23]

Cuando hablamos de prostitución, tenemos que pensar qué tipo de sociedad queremos, no sólo en una reducción de los daños que causa. Necesitamos una nueva generación de hombres que no recurran a la explotación sexual y la dominación de mujeres para intentar realizarse. Es falaz el argumento de que la sexualidad masculina es incontrolable. Los hombres tienen que aprender otras maneras de lidiar con sus frustraciones. [24]

Normalizar la prostitución significa cementar la desigualdad entre hombres y mujeres y aceptar la violencia contra las mujeres. Y esto nos preocupa a todos, hombres y mujeres. Es la razón por la que, también Alemania, necesita el modelo sueco.

¡Muchas gracias!

Dr. Ingeborg Kraus

————————————————————–
Bibliografía del artículo

Fuente

Fuente original

Lamentable. Las estadísticas de puteros me resultan escalofriantes. En suecia pasaron por este modelo y en cambio el actual se dice es un referente, estoy informándome al respecto. Os animo a leer sobre el tema y sobretodo, especialmente a los hombres, a que seais conscientes de todo lo que este mundo implica y a la estructura de dolor, sufrimiento y enfermedad que se apoya al hacer uso del mismo… me ha parecido muy interesante el artículo y por eso lo comparto. Espero genere reflexión, saludos.

PD: Pongo la categoría política debido a que gira entorno a la legislación sobre el tema y su estructuración social en alemania.

Tomado de: http://www.mediavida.com/foro/off-topic/modelo-prostitucion-aleman-esta-creando-infierno-tierra-583969

La Historia de Manhattan, el corazón de Nueva York

La historia dice que Manhattan, una pequeña isla de Norteamérica que hoy en día es el centro financiero y cultural del planeta, fue comprada por los colonos holandeses a los indios por sólo 25 dólares. Desde aquel día de 1626 han pasado cuatro siglos y muchos episodios: guerras, revoluciones, progresos, atentados… Manhattan siempre ha tenido un protagonismo especial. En este artículo conocemos su historia.

Publicado en el número 9 de Descubrir la Historia (abril de 2017).

Nuestra historia comienza en una estantería perdida en los Archivos de La Haya. Rebuscando entre antiguas carpetas cubiertas por el polvo de los siglos encontramos un papel. Una carta enviada al director de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales y fechada en el 24 de mayo de 1626. En ella figura una anotación muy clara: los colonos holandeses adquirían por 60 florines el sur de la isla de Manhattan, controlada entonces por varias tribus indígenas.

Ilustración de Nueva Ámsterdam por Johannes Vingboons en 1664 (Memory of the Netherlands). manhattan - Ilustraci  n de Nueva   msterdam por Johannes Vingboons en 1664 - La Historia de Manhattan, el corazón de Nueva York

No se sabe con certeza quiénes fueron los receptores de tal cantidad (si los indios canarsie, los metoac o los wappinger), pero parece claro que por el módico precio de 25 dólares los holandeses se hicieron dueños de 9.000 hectáreas en la zona que hoy es el centro financiero del mundo. En la actualidad, según los cálculos de los historiadores, la transacción equivaldría a unos 1.000 dólares. Una suma ridícula para el valor que tiene hoy este punto concreto del planeta. En aquel tiempo esos 60 florines habrían servido para comprar unos 2.400 barriles de cerveza en cualquier taberna de Ámsterdam.

Los holandeses habían sido hábiles exploradores en esta región norteamericana, y para la década de 1620 ya tenían asentamientos establecidos en lo que hoy es Delaware, Nueva Jersey y Nueva York. En 1613 habían remontado el río Hudson, y en 1621 la recién fundada Compañía Holandesa de las Indias Orientales obtuvo la exclusiva explotación de aquellas tierras. Sin embargo fue Nueva Ámsterdam el lugar donde floreció el comercio. Con este nombre bautizaron al primer asentamiento que levantaron en la isla de Manhattan. El gobernador Peter Minuit se encargó de hacer de esta colonia capital de la región, especializándose en el comercio de pieles con los indios, aunque no siempre tuvieron buenas relaciones con éstos. Varias batallas con los vecinos obligaron a los neerlandeses a levantar en la parte oriental de la ciudad un terraplén defensivo conocido como ‘Waal’, que dio nombre a lo que hoy es Wall Street.

Vista de Manhattan hacia 1880 (Biblioteca del Congreso de Estados Unidos). manhattan - Vista de Manhattan hacia 1880 - La Historia de Manhattan, el corazón de Nueva York

Peter Minuit pasaría a la historia como un gran líder. Al contrario que Peter Stuyvesant, quien pese a haber hecho crecer la ciudad en la década de 1650, terminó dejándose llevar por su intolerancia y autoritarismo y perdió la simpatía de sus conciudadanos. Así, cuando el 30 de agosto de 1664 llegó una flota de barcos ingleses dispuesta a tomar el control de la colonia, los habitantes de Nueva Ámsterdam apenas opusieron resistencia, por estar descontentos con Stuyvesant.

La guerra entre Inglaterra y los Países Bajos no cesaba a ambos lados del Atlántico y en 1673 los holandeses recuperaron la ciudad, rebautizándola como Nueva Orange. El Tratado de Westminster puso fin al conflicto entre las dos potencias y devolvió definitivamente Nueva Ámsterdam a manos inglesas. En el corazón de Manhattan se hizo pública la noticia: en honor al Duque de York, este asentamiento pasaría a llamarse Nueva York.

En la actualidad el recuerdo de la fundación holandesa se puede ver en la propia bandera de la ciudad de Nueva York, que utiliza los mismos colores que la enseña de los Países Bajos: naranja, blanco y azul en similar disposición. Pero ésta no fue la única urbe fundada por holandeses. Albany, capital del Estado de Nueva York, también había sido inicialmente un asentamiento de colonos llegados desde los Países Bajos y bautizado como Fort Orange. La importancia de la colonización holandesa es a menudo olvidada en Estados Unidos, y en la actualidad varios estudios y libros tratan de poner sobre la mesa cómo aquellas décadas de ocupación resultaron determinantes para la configuración del modelo social, los principios democráticos y el propio carácter de los estadounidenses.

En 1688 el rey Jacobo II agrupó la región de Nueva York con las colonias inglesas vecinas para constituir Nueva Inglaterra. Ese mismo año estalló la Revolución que acabaría con su reinado, y aprovechando el momento de caos tuvo lugar un insólito hecho: un mercader alemán, Jacob Leisler, se hizo con el control de Manhattan y gobernó durante dos años. En 1691 fue ejecutado por no someterse ante el nuevo rey Guillermo III.

A partir de 1700 la ciudad fue creciendo de la mano de la diversificación de su economía. Alcanzó los 5.000 habitantes y la harina se convirtió en el principal producto de exportación. También el comercio de esclavos fue muy importante a partir de 1730. Con el crecimiento llegaron también los problemas. Nueva York era una de las ciudades más importantes de Nueva Inglaterra, y fueron los comerciantes de Manhattan quienes más se implicaron en el boicot a los productos ingleses durante la Revolución. También fue aquí donde nacieron los Sons of Liberty («Hijos de la Libertad»), un movimiento rebelde de patriotas americanos muy importante en la organización de actuaciones contra los colonos ingleses. En 1775 los revolucionarios constituyeron en Nueva York un Congreso Provincial que poco más tarde aprobaría la Declaración de Independencia.

1776 es el año en el que aparece por primera vez un documento que habla de la calle de Broadway, la más importante de Manhattan. Ese mismo año Nueva York se adhirió a las Trece Colonias rebeldes. El general George Washington llegó a la ciudad para tomar el control del Ejército Continental, momento en el cual se desarrollaron hasta cinco importantes batallas en la región, en particular la Batalla de Brooklyn, el 27 de agosto de 1776.

Sin duda 1776 fue un año convulso para Manhattan y para el conjunto de Nueva York. Además de las revueltas y las batallas contra los ingleses, que todavía tenían el control de la ciudad, en septiembre de ese año un histórico incendio arrasó gran parte de la urbe. Los británicos acusaron a los independentistas de querer quemar la ciudad, pero en la actualidad no se sabe con certeza la causa del incendio.

En 1783 George Washington recorría las calles de Manhattan victorioso. Un nuevo país había nacido y tendría en Nueva York su capital, al menos durante unos años. En el número 26 de Wall Street, donde hacía 150 años habían levantado una muralla defensiva los colonos holandeses, el general Washington prestó juramento sobre la Biblia. Estados Unidos ya tenía a su primer presidente. El edificio en cuestión, el Federal Hall, fue destruido en el s. XIX, y en la actualidad un monumento recuerda su emplazamiento en una de las calles más famosas de Manhattan.

Esta calle siguió siendo protagonista durante los primeros años de vida del joven país. Wall Street se convirtió en el lugar de encuentro de comerciantes desde 1792, y en su acera se edificó en 1817 la Bolsa de Nueva York. Aunque la capital del país ya era la ciudad de Washington (también lo había sido antes Filadelfia), Nueva York se erigió como centro financiero y económico nacional.

En 1811 se abordó un importante plan urbanístico que ordenó la isla de Manhattan. El Commissioner’s Plan preveía la creación de dieciséis avenidas en dirección Norte-Sur, cruzadas perpendicularmente por 155 calles en dirección Este-Oeste. Entre 1821 y 1855 la ciudad cuadruplicó su población, y muchas voces comenzaron a pedir un espacio verde de aire limpio, como tenían otras grandes ciudades en el mundo (caso de Londres y su Hyde Park). Las autoridades respondieron a las demandas dedicando un espacio de casi tres kilómetros cuadrados entre las calles 59 y 106 para la creación de un nuevo parque: Central Park.

Vista aérea de Manhattan (Wikimedia). manhattan - Vista a  rea de Manhattan  - La Historia de Manhattan, el corazón de Nueva York

La segunda mitad del s. XIX fue esplendorosa para la isla de Manhattan. Se abrió el Metropolitan Museum of Art en 1870, el Puente de Brooklyn en 1883, el Museo de Historia Natural en 1877, la Biblioteca Pública de Nueva York en 1895… también se fundó The New York Times en 1851, el periódico más prestigioso del país. La ciudad estaba viva y su corazón, Manhattan, no dejaba de latir.

Hasta 1898 la ciudad de Nueva York estaba formada únicamente por Manhattan. Más tarde se unieron los distritos de Brooklyn, Queens, Bronx y Staten Island. Gracias a esta incorporación administrativa se comenzó la construcción de varios puentes que conectaban la isla de Manhattan con los nuevos barrios, como el Puente de Manhattan en 1909. El tamaño de la ciudad también obligó a inaugurar la primera línea de metro en octubre de 1904.

Nueva York seguía creciendo a gran velocidad. Hay que recordar que entre 1820 y 1890 más de diez millones de inmigrantes se habían instalado en la ciudad, y que el número de obreros había pasado de los 30.000 en 1840 a los 220.000 en 1880. La expansión y proliferación de barrios que hacían crecer horizontalmente la urbe coincidió con la llegada de los rascacielos, que hicieron crecer verticalmente a Nueva York.

En 1902 se construyó el primer rascacielos en Manhattan, el Edificio Flatiron. Le siguieron gigantes como la Metropolitan Life Tower (1907, 213 metros) y el Edificio Woolworth (1913, 241 metros). La constante y vibrante actividad económica propició que la isla tuviera más de un distrito financiero, y por ello decenas de edificios con más de veinte plantas. A partir de los años treinta los rascacielos se dejaron influenciar por el estilo art decó, cuyas mejores muestras son el Empire State (1931, 443 metros) y el Edificio Chrysler (1930, 318 metros).

La población más adinerada encontró en la Quinta Avenida un lugar perfecto en el que instalarse. Con vistas a Central Park, ocuparon los apartamentos entre la calle 59 y la calle 96. La avenida más famosa de la isla no sólo era hogar de millonarios, sino también escaparate de las mejores tiendas y negocios.

El crecimiento económico hizo que Manhattan recibiera a inmigrantes llegados de distintos lugares del mundo, que terminaron coincidiendo y estableciéndose en determinados barrios. El Upper East Side, por ejemplo, fue hogar de una importante colonia de checos y húngaros, los afroamericanos se instalaron en Harlem, y crecieron con rapidez Little Italy y Chinatown. Manhattan era, como diría el escritor Israel Zangwill, un «crisol de razas».

manhattan - 566px Old NY Times Building 01  - La Historia de Manhattan, el corazón de Nueva York

Tras el Crack del 29 llegó la Gran Depresión de los años treinta. Se dispararon el desempleo y la pobreza en toda la ciudad, y aparecieron barrios de chabolas entre la calle 72 y la 110. Para marzo de 1936, uno de cada cinco neoyorquinos recibía algún tipo de ayuda pública para poder subsistir. El querido alcalde Fiorello LaGuardia construyó varios complejos de viviendas sociales. Cuando Manhattan pasaba por uno de sus peores momentos el destino le sonrió: llegó la guerra.

La Segunda Guerra Mundial apenas afectó negativamente a la ciudad de Nueva York. Más bien todo lo contrario. Tras el conflicto, la Gran Manzana se convirtió en el centro político del mundo, instalándose en Manhattan la sede de las Naciones Unidas en 1951. Y no era de extrañar que fuera así: la isla era una verdadera representación de todas las naciones del mundo.

En el año 1900 apenas había ocho mil chinos viviendo en Manhattan. Con el paso de los años la colonia fue creciendo, y fue en 1965, con la aprobación de la Immigration and Nationality Act, cuando el número de población china se disparó. Tanto que durante los años setenta Chinatown fue comiéndose a Little Italy. En la actualidad más de 100.000 chinos viven en el Chinatown de Manhattan, y existen otros Chinatown más poblados en los distritos de Brooklyn y Queens.

El crecimiento de la población extranjera coincidió con un periodo de huída de los blancos de clase media, que se movieron a las zonas residenciales alejadas de la ciudad. Entre 1940 y 1990 Manhattan perdió hasta 500.000 habitantes. Los suburbios se extendieron gracias a la red de autopistas, y en ellos se refugiaron los que no querían vivir cerca de barrios como Harlem o el South Bronx, donde a partir de los años setenta se instalaron la criminalidad y el narcotráfico.

A menudo se habla de la década de 1970 como el «punto bajo» de la historia de Nueva York, una década que empezó con los Disturbios de Stonewall en 1969 y que acabó con un enorme apagón en julio de 1977 que provocó saqueos y caos durante dos largos días. La crisis del petróleo de 1973 no ayudó a la situación económica de la ciudad, que tuvo que pedir un préstamo a la Reserva Federal del país para no entrar en bancarrota. La desindustrialización y la caída demográfica llevaron a Nueva York al borde de la quiebra. Y si bien en los ochenta Wall Street resurgió, la ciudad seguía teniendo la fama de ciudad peligrosa.

Los noventa no pudieron comenzar peor. Un atentado terrorista contra el World Trade Center dejó más de mil heridos y seis muertos. Las tensiones raciales que se arrastraban desde hacía varias décadas no se detenían. Un dato reflejaba la realidad diaria de la ciudad: en 1993 se cometieron más de 430.000 crímenes en las calles de Nueva York (contando hurtos menores, robos, asesinatos, secuestros, peleas, disturbios… etc). Con el alcalde Rudolph Giuliani, que se decidió a hacer frente a los problemas de la urbe, las cosas mejoraron. Pero Manhattan no dejaría de tener problemas: llegó el s. XXI y con él el atentado más famoso de la historia, un 11 de septiembre del año 2001.

La mañana del doce de septiembre los neoyorquinos todavía no eran conscientes de lo que había sucedido. Desconocían la trascendencia que aquel atentado tendría para el destino del mundo. Desde una óptica más local, para Manhattan el 11-S fue traumático. El corazón financiero de la isla (que era también el corazón de la ciudad, del país y del mundo), había sido arrasado. Aquellos dos aviones estrellados por los terroristas contra las Torres Gemelas no sólo habían dejado más de tres mil muertos: además habían conseguido derrumbar un símbolo. Habían cambiado la historia.

En Manhattan se necesitaron varios meses para superar el trauma. La isla tenía que recuperarse y rehacerse. Varios proyectos ilusionantes se pusieron en marcha: la construcción de un nuevo World Trade Center y la candidatura para ser sede de los Juegos olímpicos de 2012. Aunque ésto último no se consiguió, el flamante One World Trade Center se convirtió en el edificio más alto de Estados Unidos. Una altura de 1776 pies recordaba la fundación del país, y dos enormes fuentes en el lugar exacto donde antes se levantaban las Torres Gemelas rendían homenaje a las víctimas del atentado.

Muchos años después del histórico suceso, bien adentrados en pleno s. XXI, Manhattan es el centro financiero del planeta. Es hogar de la mayor Bolsa de valores del mundo, de cientos de empresas multinacionales, y el Midtown Manhattan es el distrito financiero más grande del mundo. Además, el sector de los medios de comunicación, de los seguros, la asistencia sanitaria, la arquitectura, la publicidad, la moda, la consultoría o el derecho tienen en Manhattan su sede principal. La isla sigue bombeando sangre a todo el sistema mundial. De ella parten las arterias que recorren el mundo.

Manhattan es también una de las capitales políticas de la comunidad internacional. La organización más grande jamás planteada tiene su edificio principal a orillas del East River. Desde la isla la ONU intenta poner orden en el mundo. Además, algunos de los museos más importantes, de los edificios más simbólicos y de las calles con más historia se encuentran en este trozo de tierra que hace apenas cuatro siglos colonizó un grupo de holandeses.

Un trozo de tierra pequeño y con poca historia, pero que ha sabido constituirse como centro del mundo. Desde que en 1626 los colonos pagaron a los indios 25 dólares por la isla, Manhattan no ha dejado de crecer y prosperar. Es una historia corta pero con los ingredientes adecuados: aventura, emoción, guerra, depresión, superación y cooperación. Manhattan nunca duerme. Sus luces siempre están encendidas, iluminando el mundo entero.

Para saber más:

Shorto, R. (2013). Manhattan: La historia secreta de Nueva York. Barcelona: Editorial Planeta.

Caranci, Carlo A. (2012). «La fundación de Nueva York por los holandeses». National

Tomado de: https://descubrirlahistoria.es/2017/04/la-historia-manhattan-corazon-nueva-york/

 

 

 

El tesoro botánico que llegó hace dos siglos del Nuevo Mundo

El cargamento de plantas y láminas recopilado por José Celestino Mutis en su expedición al virreinato de Nueva Granada arribó a Cádiz en 1817 para revolucionar la ciencia española

De izquierda a derecha, láminas de Mutis con dibujos de 'Mutisia Clematis', 'Lobelia (Centropogon ignoti-pictoris)' y 'Maxillaria'.
De izquierda a derecha, láminas de Mutis con dibujos de ‘Mutisia Clematis’, ‘Lobelia (Centropogon ignoti-pictoris)’ y ‘Maxillaria’. RJB / CSIC

En junio de 1817 llegó al puerto de Cádiz un curioso cargamento de 104 cajones. Al abrirlos un aire de bosque de Indias se extendió más allá de la nave. Era un verdadero tesoro científico con semillas, resinas, minerales, maderas y dibujos de plantas que había sido recopilado treinta años atrás por el botánico José Celestino Mutis en las tierras que entonces pertenecían al virreinato de Nueva Granada, la actual Colombia, y cuya independencia se proclamaría poco después.

Las cerca de 20.000 plantas herborizadas y las más de 6.000 ilustraciones con los diarios manuscritos pasarían a formar parte del Real Jardín Botánico de Madrid. Ahora se cumplen doscientos años del arribo a Cádiz de ese tesoro botánico que incautó el general Morillo, enviado a las colonias para sofocar las rebeliones independentistas. El encargado de recoger los valiosos materiales para llevarlos a la capital fue Mariano Lagasca y Segura, director del Real Jardín Botánico de Madrid. Lagasca y Segura se emocionó en el momento en el que se abrieron esos cajones y aspiró aquellos aromas, esa colección que era el resultado de la vida del sabio José Celestino Mutis, el gran botánico que había nacido en Cádiz y cuya memoria regresaba así a su ciudad natal.

OBSESIÓN POR LA HISTORIA NATURAL DE AMÉRICA

José Celestino Mutis se obsesionó con la realización de este estudio de la Historia Natural de América. En Santa Fe de Bogotá ejerció de médico y además ocupaba la cátedra de matemáticas en el Colegio Nuestra Señora del Rosario y otra de astronomía en el de San Bartolomé, pero todos sus ratos libres los dedicaba al estudio de la flora. El botánico estaba fascinado con la audaz forma de algunas plantas que le resultan totalmente desconocidas y que se convirtieron en un reto científico.

Pero Mutis no se limitó a la pura curiosidad científica, sino que pensó de forma pragmática planteando que los productos de América podrían servir para mejorar la economía española. Así consideraba que podría ocurrir con productos como la cascarilla, el guayacán, la cera de palma, la cochinilla, los aceites de palo y de María o la quina. A la quina le dedicó incluso Historia de los árboles de la quina y El arcano de la quina.Todo un mundo equinoccial que reposa desde hace dos siglos en los fondos del Jardín Botánico.

José Celestino Mutis (Cádiz, 1732 – Santa Fe de Bogotá, 1808) fue sacerdote, botánico, matemático y el impulsor de una de los grandes viajes científicos realizados durante la monarquía de Carlos III: la Real Expedición Científica del Virreinato de Nueva Granada, que fue una de las que generaron mayor número de informes, documentos y bibliografía. Sin embargo, hasta 1954 no se publicó La flora de la Real Expedición del Nuevo Reyno de Granada.

El sabio gaditano forma parte de la mejor memoria científica de España y su figura sigue presente en los herbarios, en los libros botánicos y hasta en los nombres de plantas como la Mutisia, una hermosa trepadora. En su época, fue más reconocido fuera de España que dentro y mantenía correspondencia con los célebres naturalistas Carlos Linneo y Alexander Von Humboldt, quien incluso se desvió en su famoso viaje por tierras equinocciales para visitar al científico gaditano. Mutis compartió su casa con Humboldt y le ayudó en su viaje hacia el Pacífico. El naturalista alemán quedó impresionado con su colega español: “Uno se asombra de los trabajos que ha hecho y de los que prepara para la posteridad; es admirable que un hombre solo haya sido capaz de concebir y ejecutar un plan tan vasto”, aseguró en una carta enviada a un amigo.

 

Recogida de muestras

Desde muy pronto, Mutis advierte que su país es muy diferente al de su amigo Humboldt y se lamenta de la desidia española: “Mientras en España se iba perpetuando un profundo olvido sobre las empresas de esta naturaleza, todas las naciones, especialmente las que poseían algunos establecimientos en América, aspiraban a porfía a poseer igualmente el conocimiento de sus tesoros naturales y a la formación de gabinetes públicos y privados”.

Retrato del botánico José Celestino Mutis.ampliar foto
Retrato del botánico José Celestino Mutis.

Afortunadamente las plantas de su expedición y su trabajo científico sí que sirvieron para la excepcional colección del Real Jardín Botánico de Madrid. En un principio, la intención de Mutis era que las plantas recogidas y estudiadas formaran parte del Gabinete de Historia Natural de Madrid con el fin de que se incluyeran muestras de seres vivos e inertes recogidos en América, según explica Paz Martín Ferrero en el libro Andalucía y las expediciones científicas en el siglo XVIII: la aventura botánica de Mutis (Consejería de Educación y Ciencia de Andalucía, 2000).

Consciente de la importancia de que España incorpore estas especies pide a Carlos III que autorice una expedición y ayudas. Pero no lo consigue, así que continúa trabajando por su cuenta. “Determiné emplear en adelante todo el tiempo en aquellos días de diversión, en examinar las plantas de los terrenos donde nos halláramos”, anota en su Diario de Observaciones, donde relata el viaje.

 

Nuevos apoyos

Una de las láminas de Mutis, en la que dibuja una 'Besteria'.
Una de las láminas de Mutis, en la que dibuja una ‘Besteria’. RJB / CSIC

Pero la soledad de su trabajo científico termina cuando llega un nuevo virrey a Nueva Granada, Antonio Caballero y Góngora, quien lo convierte en asesor y ayuda a que el monarca comprenda la importancia que tendría el viaje que propone Mutis. Finalmente la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada tiene lugar en 1783 y el sabio gaditano es nombrado primer botánico y astrónomo con el fin de fomentar el comercio creando herbarios y colecciones naturales. La expedición abarcará unos 8.000 kilómetros cuadrados y seguirá el río Magdalena como referencia.

Durante el viaje se fueron recogiendo especies y se realizaban excepcionales láminas que hoy forman parte del Fondo Mutis del Jardín Botánico y en las que son admirables los dibujos de frutas y de plantas y los esquemas de germinación de distintas especies. Estos dibujos de la flora de Bogotá se pintaron a mano por pintores de la escuela quiteña e ilustran un curioso mestizaje entre el arte criollo o colonial y la botánica ilustrada europea. Ya no eran las descripciones exóticas o alegóricas que habían predominado en los trabajos científicos del siglo XVI o incluso del XVII. Ahora, la ciencia de la época exigía el dibujo exacto y preciso. Y así fue como el XVIII se convirtió, sin duda, el Siglo de Oro de la botánica española.

Ciudades flotantes

No todo es glamour en unas vacaciones en el mar. Una investigación de la cadena Univisión desvela un mundo de banderas de conveniencia para eludir impuestos y restricciones medioambientales.

Diviértete y despreocúpate, el armario se mueve por ti. ¿Es esto todo lo que debe importarnos de un crucero? La versión glamorosa y desenfadada de las vacaciones en el mar –una opción por la que optaron 24 millones de turistas el año pasado- podría tener una cara B mucho menos divertida. Así se desprende de un extenso reportaje multimedia llevado a cabo por un equipo de periodistas de la cadena estadounidense de noticias en español Univisión, galardonado recientemente con uno de los premios Ortega y Gasset 2017 que concede EL PAIS.

En vídeo, reportaje de la cadena estadounidense de noticias en español Univisión, galardonado con uno de los premios Ortega y Gasset 2017 que concede EL PAIS.

Vacaciones en aguas de nadie, firmado por Ronny Rojas, Alejandra Vargas M., Damià Bonmatí, Patricia Clarembeaux y Maye Primera, analiza a las tres mayores compañías de cruceros del mundo, Carnival Corporation, Royal Caribbean International y Norwegian Cruise Line, que suman el 82 % del mercado mundial y un beneficio final en 2016 de 2.800 millones de dólares. Las tres tienen sede en Estados Unidos y cotizan en Bolsa en ese país, pero gracias a “una compleja estructura operacional en distintos países y paraísos fiscales evitan las garantías laborales estadounidenses, pagan menos impuestos y pueden evadir los estrictos controles medioambientales de EE. UU.”, según lo autores.

La base de datos con la que trabajó el equipo de Univisión, recopilada por estudiantes de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, contiene información de 266 cruceros de los 411 en servicio en la actualidad y demuestra que el 70 % de los barcos analizados están matriculados en cuatro países concretos: Bahamas, Panamá, Bermudas y Malta, naciones muy flexibles con la edad de los barcos y los controles laborales y medioambientales. De las embarcaciones estudiadas, 40 % (102) tiene 20 años o más de edad y ninguna fue fabricada en EE. UU.

El estudio, dividido en cinco capítulos multimedia, es demoledor: en el primero de ellos los autores sostienen que si se produce un crimen a bordo (“cientos de personas son víctimas de delitos en los barcos que tocan puertos de Estados Unidos”) la normativa vigente obliga a las compañías a registrar los presuntos crímenes que se cometen a bordo y a poner a disposición del público y del Buró Federal de Investigaciones (FBI) la información de nueve categorías de incidentes, entre ellos homicidios, muertes sospechosas y agresiones sexuales.

Pero la obligación de reportar esos casos se da siempre y cuando los delitos hayan sido cometidos contra ciudadanos estadounidenses. “Si usted es extranjero, la investigación está enteramente a cargo de las autoridades del país donde está registrado el barco”, aseguran. ¿Y a quién se reclama en ese caso? Cualquier acción judicial se perdería en un limbo administrativo capaz de aburrir al más perseverante.

La cara más oscura de los cruceros

Otro de los capítulos analiza las condiciones de trabajo de los miles de tripulantes de estos cruceros, procedentes en su mayoría de países en desarrollo y con altos índices de paro. “La leyes laborales estadounidenses no rigen el día a día de los barcos”, según el reportaje. “Las condiciones de los tripulantes se subordinan a la ley del país de bandera. Y generalmente sus contratos determinan que los problemas laborales no se resolverán en una corte, sino ante un panel de arbitraje sufragado por la propia compañía de cruceros. Así es trabajar en los cruceros. Contratos de hasta nueve meses para normalmente laborar más de 70 horas a la semana, sin vacaciones ni días de descanso, sin familia cerca ni vuelta a casa por la noche. Los empleados viven donde trabajan: un enorme barco con logotipo estadounidense, pero con bandera a menudo de Bahamas o Panamá”.

Uno de los aspectos más perturbadores del reportaje es el del impacto ambiental. En solo una semana, un navío de 3.000 pasajeros produce 75.000 litros de desechos humanos, más de 370.000 litros de agua procedente de baños y lavaplatos y unas ocho toneladas de basura sólida y desechos tóxicos por lavar la ropa, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA) estadounidense. ¿A dónde va a parar todo eso?

El reportaje está lleno de casos concretos de malas prácticas en cuanto a eliminación de residuos por parte de las navieras. Casos reales y verificados porque fueron condenados por la justicia estadounidense. Como los 27 millones de dólares que tuvo que pagar Royal Caribbean Cruises Ltd. entre 1998 y 1999 a raíz de “una operación de vigilancia de la Guardia Costera de Estados Unidos que filmó el Sovereign of the Seas, el crucero más grande del mundo (en ese momento), descargando aceite en su camino en San Juan, Puerto Rico”. O como la de Carnival Corporation en abril de 2002 por importe de 18 millones de dólares, cuando la empresa se declaró culpable de “descargar residuos de petróleo/aceite en el mar por la aplicación indebida de equipo de prevención de la contaminación en numerosas ocasiones entre 1996 y 2001”. Como asegura Ross A. Klein, uno de los expertos entrevistados por el equipo de Univisión, “hoy en día tiene que cumplir más requisitos ambientales un navío de la Armada estadounidense que un crucero. La razón de esta aseveración es que en los Estados Unidos un buque militar debe cumplir con todas las leyes del país (incluyendo las leyes ambientales). Un crucero de bandera extranjera, sin embargo, no está sujeto a muchas de esas leyes”.

El reportaje fue duramente contestado con un comunicado de la Cruise Lines International Association (CLIA), que engloba a las 58 principales navieras de cruceros, en el que por supuesto niegan la mayor y aseguran que muchas de estas afirmaciones son falsas. Por ejemplo, según la CLIA el país de origen de cualquier pasajero no estadounidense que denuncie crimen a bordo sí tiene autoridad para investigar los hechos acaecidos en aguas internacionales. Niegan también que las basuras se arrojen por la borda ya que, según el comunicado de CLIA, todas las navieras asociadas se han acogido a un código de vertidos 0 de aguas y residuos no tratados, mucho más exigente “incluso que la legislación internacional, que sí permite los vertidos en determinadas condiciones”.

La cara más oscura de los cruceros

Todo esto puede parecer lejano o circunscrito al ámbito estadounidense –un tercio del negocio mundial de cruceros se centra en el área Caribe, por la influencia del mercado EE. UU.-, pero como decía Ronny Rojas, uno de los autores del reportaje en declaraciones a la Cadena Ser, “estas empresas son globales, operan en todo el mundo, así que aunque tengan sus sede en los EE. UU. su barcos también se mueven por Europa, por Asia y por todos los mares”.

Por eso le he preguntado su parecer también a algunos expertos españoles en cruceros, además de a las delegaciones en España de las navieras implicadas. Carnival ni contestó. Más abiertos y colaboradores se mostraron desde la agencia de comunicación de Norwegian Cruises Line, pero después de elaborar unas respuestas a mis preguntas, desde su central de Miami decidiron remitirme al comunicado anterior de CLIA.

El director de una de las mayores comercializadoras españolas de vacaciones en el mar -que prefiere que no aparezca su nombre- no duda de que hay claroscuros en el sector y cosas a corregir, pero no cree que el asunto de la contaminación sea tan exagerado como dice el artículo. “La IMO (International Maritime Organization) emite unas notas muy estrictas sobre lo que puede y no puede arrojar un barco al mar, lleve la bandera que lleve. Y son de obligado cumplimiento tanto en Europa como en EE. UU.; un barco que no esté bajo esas normativas no puede atracar ni operar en ningún puerto europeo. En Alaska o en los fiordos noruegos, por ejemplo, no puede entrar en cualquier barco; solo los que cumplen unos parámetros medioambientales muy exigentes”. En cuanto al alto porcentaje de barcos viejos, manifiesta también tiene sus reservas: “los primeros interesados en no tener barcos viejos son las navieras; una nave vieja es menos eficiente; aunque solo sea por la rentabilidad las más interesadas en tener barcos nuevos, que consuman menos y por tanto que contaminen menos son las navieras”.

La cara más oscura de los cruceros

Fran Camino, periodista especializado en cruceros y autor del blog Waves and wind, acepta que la industria está poco controlada y que las banderas de conveniencia permiten lagunas legales en cuanto a la contratación de los empleados y la legislación de los barcos. “Pero lo que sí rechazo es lo de que es una flota vieja que arrastra desperfectos y fallas, creo que el sector -salvo el caso del Costa Concordia y algunos detalles puntuales-, tiene un índice de seguridad bastante destacable en toda su operatividad. Las inspecciones de la ley marítima internacional son altísimas y muy estrictas”, asegura Camino. “Por supuesto que un crucero tiene un cierto impacto ambiental, más de lo que dicen las campañas de blanqueo de las grandes navieras, pero en general son unidades ecológicamente sostenibles, y salvo accidentes puntuales todos sus residuos que generan y producen son reciclados a bordo.

“¿Qué las navieras utilizan banderas de conveniencia para pagar menos impuestos?, sí, es verdad”, reconoce el director de la comercializadora. “Pero también los hacen Google, Facebook o Amazon; podrá gustar más o menos, pero es legal. La diferencia es que aunque no paguen Impuesto de Sociedades, las empresas de cruceros dejan miles de millones dólares en los puertos donde atracan en forma de tasas portuarias, consumo de combustible y suministros, más lo que gastan los cruceristas que bajan.

¿Ciudades flotantes cargadas de ilusiones… o de problemas? El debate no es nuevo ni se cierra aquí. ¿Tú que opinas?

Dretroit: así se hundió el Titanic urbano

Publicado por 

en JOT DOWN contemporary culture mag

Detroit bullendo de actividad en sus días de esplendor: una imagen que hoy resulta extrañamente distante. (WunderPhotos) 1950

Detroit bullendo de actividad en sus días de esplendor: una imagen que hoy resulta extrañamente distante. (WunderPhotos) 1950

A mediados del siglo XX, la orgullosa Detroit era la cuarta mayor ciudad de los Estados Unidos de América, únicamente por detrás de los consabidos grandes colosos: New York, Los Angeles y Chicago. Hoy ha caído al puesto número 18 de la lista, por debajo de municipios de los que ustedes probablemente habrán escuchado hablar bastante menos, caso de Columbus, Jacksonville, Charlotte o Fort Worth. Y anda en camino de terminar cayendo incluso un puesto más, ya que su población podría ser superada en poco tiempo por la ciudad tejana de El Paso. Detroit es, junto a la problemática Baltimore, la única gran ciudad de los Estados Unidos que pierde población de manera sostenida. Y la situación no tiene visos de cambiar a corto plazo, pese a los desmentidos a la desesperada del actual alcalde Dave Bing, quien se empeña en que “los números deben de ser incorrectos”. Voluntariosa pero inútil autodefensa muy propia de un político que no Sigue leyendo

Secreto y monopolio en Venecia

Secreto y monopolio En Venecia: El gremio del vidrio muranés

E. Juárez Valero
Facultad de Geografía e Historia. UNED. Edificio de Humanidades. Calle Senda del Rey, 9. 28040 Madrid

Salón de la Scola Spagnola (sinagoga española), en el Ghetto de Venecia

Salón de la Scola Spagnola (sinagoga española), en el Ghetto de Venecia

Durante los siglos centrales de la Edad Media la República de Venecia desarrolló un monopolio sobre el negocio del vidrio que se prolongó hasta mediados del siglo XVII. Este control del arte del vidrio en todos los aspectos provocó que el gremio de los vidrieros de Murano evolucionara legal y socialmente a un modelo específico basado en la protección de la información y en la contrainteligencia, que influyó de forma decisiva en la consolidación de la estructura de espionaje e inteligencia veneciana, la más importante en la baja Edad Media y principios de la Modernidad. Este artículo pretende analizar el control que la República veneciana desarrolló sobre el secreto del vidrio y cómo éste afectó al modelo de gremio desarrollado primero en Venecia y después en Murano.

[…]

Aunque la aparición del arte del vidrio en la Venecia medieval está claramente asociada a la tradición tardorromana y a las influencias orientales, su ubicación en la isla de Murano se debe, sin duda, a la acción de la orden de San Benito. La alusión más antigua que se conserva de la isla de Murano unida al vidrio, aquella en la que confirma Petrus Phiolarius, pertenecía a un acto de donación a los benedictinos, al igual que las sucesivas apariciones testimoniales del siglo XI,mucho antes de que se tomase la decisión de trasladar el arte a Murano en el año 1291. De hecho, resultaba sorprendente la constante asociación entre el arte del vidrio veneciano y la basílica de San Giorgio Maggiore. Sin duda, describía las pautas de una relación a tres bandas: orden de San Benito, vidrieros y gobierno de la República, fundamental para entender la implicación posterior de las estructuras de espionaje e inteligencia en el negocio del vidrio.

Texto completo en PDF: Secreto y monopolio en Venecia

Vídeo

El cemento industrial

“Puede decirse que el prototipo del cemento moderno fue producido a escala industrial por Isaac Johnson quien en 1845 logra conseguir temperaturas suficientemente altas para clinkerizar a la mezcla de arcilla y caliza empleada como materia prima. El intenso desarrollo de la construcción de ferrocarriles, puentes, puertos, diques, etc., en la segunda mitad del siglo XIX, da una importancia enorme al cemento y las fábricas de éste, especialmente las de cemento natural, empiezan a extenderse por doquier. Es a partir de 1900 cuando los cementos portland se imponen en las obras de ingeniería y cuando empieza un descenso veloz del consumo de cementos naturales. Actualmente, el cemento portland ha llegado a una gran perfección y es el material industrializado de construcción de mayor consumo Se puede decir que el cemento es el alma del hormigón, yendo destinada, prácticamente, toda su producción a en lazar piedras sueltas para crear el material pétreo que conocemos como hormigón. Las investigaciones llevadas a cabo por los padres del cemento Michaelis y Le Chatelier, en 1870 y 1880, fueron fundamentales y muy meritorias para el desarrollo de este material. En ellas se apoya toda la investigación actual que emplea técnicas de análisis muy sofisticadas y rápidas.”

Artículo completo en PDF: HISTORIA del CEMENTO 

VIDEO: EL CEMENTO

El primer antecedente de la escritura

Denise Schmandt-BesseratPrólogo: Lluís Maria Xirinacs i Damians
(Investigación y ciencia. Agosto de 1978. Número 23, pp. 6-16)

Antes de que los sumerios inventaran la escritura, en Asia occidental se llevaban las cuentas mediante fichas de arcilla de diverso formato distintivo. Al parecer, estas fichas originaron los ideogramas sumerios

Distribución geográfica de las fichas. Comprende desde las orillas iranias del Caspio, por el norte, hasta Jartúm, por el sur, y desde Asia Menor hasta el valle del Indo, al oriente. Los yacimientos identificados aquí sólo con puntos dentro de un rectángulo aparecen con sus nombres en el mapa de agrupamiento de yacimientos.

Distribución geográfica de las fichas. Comprende desde las orillas iranias del Caspio, por el norte, hasta Jartúm, por el sur, y desde Asia Menor hasta el valle del Indo, al oriente. Los yacimientos identificados aquí sólo con puntos dentro de un rectángulo aparecen con sus nombres en el mapa de agrupamiento de yacimientos.

Denise Schmandt-Besserat, audaz arqueóloga francesa, consiguió una generosa beca americana de una mítica y bien dotada universidad del otro lado del Atlántico. La intención de la beca era investigar el origen de la escritura. Se suponía que dicho origen se encontraba en Oriente Próximo, alrededor de las amplias cuencas hidrográficas del Éufrates y el Tigris, tres o cuatro mil años aC. La escritura fue un medio tan eficaz para transmitir información que su aparición revolucionó nuestro conocimiento de la historia. En este hecho reside la importancia de esta investigación arqueológica.

Schmandt-Besserat visitó las tierras de los actuales Irán, Irak, Turquía, Siria, Jordania e Israel, hacia los años sesenta y setenta, y trabajó duro. Es sabido que la escritura alfabética, letra a letra, es una escritura tardía, de unos 1.500 a 1.000 años aC. Antes de esta encontramos una escritura silábica y aún anterior, una escritura-dibujo, denominada ideográfica, porque reducía a una imagen gráfica, más o menos estilizada, una idea o ideas afines. Este tipo de escritura parece la más antigua de todas y ya se encuentra entre los años 3.000 y 4.000 aC en Mesopotámia. Pero la insigne arqueóloga francesa nos presenta, como resultado sorprendente de sus excavaciones, un cuadro que hace retroceder el origen rudimentario de la escritura hasta los años 7.000-8.000 aC.

Los arqueólogos que la precedieron habían homologado unas pequeñas piezas geométricas de arcilla, agujereadas para poder enfilarlas, como granos de collares para adornar el cuello, la muñeca o el tobillo de la mujer primitiva. Se trataba de triángulos, círculos, bolas, conos, canutillos de ensartar. Ella, en cambio, nos ofrece unas Sigue leyendo

Los accidentes de automóvil

Antonio Estevan
Los accidentes de tráfico mortales han sido considerados hasta hace muy poco tiempo como una consecuencia inevitable de la existencia de los automóviles, cuya utilización se supone imprescindible para el desenvolvimiento económico y social en el mundo moderno. Nunca se ha planteado, en consecuencia, la posibilidad de atribuir responsabilidades globales sobre tales muertes a ningún estamento económico o institucional. Sin embargo, en los últimos años se han producido avances significativos en la comprensión del problema de los accidentes de tráfico, que pueden abrir el camino a la identificación de claras responsabilidades industriales: se perfila la idea de que las ”matanzas” diarias del tráfico son algo muy distinto a una acumulación de fatalidades de responsabilidad individual, que es como son presentadas por las industrias interesadas y por las administraciones competentes.

Artículo completo adobe-acrobat-reader-256x256LOS ACCIDENTES DE AUTOMOVIL

Tomado de: http://www.iigov.org/seguridad/